iniciomapa webcorreo
Mediación Familiar

La mediación es un método de gestión de conflictos que dentro del ámbito familiar  intenta evitar la confrontación judicial, satisfaciendo las necesidades de las partes, dado que refuerza la cooperación y el consenso.

El proceso se realiza conducido por un tercero neutral, el equipo mediador, que ayuda a gestionar el conflicto otorgando voz a las partes, facilitando el diálogo y el reconocimiento del otro, y devolviéndoles la responsabilidad de ser ellos los que diseñen la solución de su problema, alcanzando un acuerdo que satisfaga los intereses de todos y esencialmente que se cumpla y se mantenga en el futuro.

VENTAJAS

 Algunas de las ventajas de la Mediación Familiar son que podemos conseguir:

  • Un proceso de divorcio más suave psicológica y emocionalmente.

  • Favorecer el bienestar de los hijos/as.

  • Que sea la propia pareja la que decida sobre los términos de su separación, y no sea un tercero, un juez o abogado, ajeno a su forma de vida.

  • Que las partes se comuniquen en un clima de colaboración y respeto que disminuya la tensión.

  • Que los acuerdos que se consensuen sean duraderos en el tiempo, evitando nuevos procedimientos judiciales.

  • Un proceso más corto y más económico que si se inicia un procedimiento contencioso en los juzgados.

  • Mantener una vía de diálogo futura entre la pareja por el bienestar de sus hijos/as.

  • Conservar unas adecuadas relaciones familiares con otros miembros de la familia extensa como abuelos, tios, primos, etcétera

Y en definitiva que el que se acabe el matrimonio no signifique que se rompa la familia.

OTRAS VENTAJAS

  • Aporta soluciones personalizadas que se adaptan a la realidad de cada familia.

  • Preserva la intimidad: los asuntos privados se tratan entre las partes y el mediador. La intimidad familiar y personal es un valor a proteger.

  • Es rápida. El tiempo es muy importante. Eso  evita que la tensión en la que vive la pareja en esos primeros momentos acabe dañando irreversiblemente la relación entre ellos o con los hijos.

  • Conserva las relaciones entre las partes. Los hijos son los primeros  beneficiados.

  • Pueden seguir compartiendo con sus padres los momentos importantes de su vida. En una mediación con éxito nadie pierde y por lo tanto no se generan los resentimientos hacia la otra parte que crea un pleito.

  • Es extrajudicial: evita estrés al desarrollarse en un  ambiente cálido, confortable y relajado.

  • Es flexible: los plazos, el ritmo y los temas a tratar se adaptan a las circunstancias.

  • Es efectiva: lo que se acuerda voluntariamente tiene un mayor grado de cumplimiento que lo que nos imponen.

  • Afrontar con madurez y responsabilidad la propia separación “repara” la sensación de fracaso personal que suele acompañar a los cónyuges.

  • Evita secuelas emocionales que pueden perpetuarse en el tiempo y  condicionar negativamente futuras relaciones.

LO QUE ES MEDIABLE

  • Separaciones, divorcios y otros asuntos relacionados: custodia compartida, pensión por alimentos, liquidación del régimen económico, etcétera.

  • Disolución de parejas de hecho

  • Crisis matrimoniales o de pareja. En caso de que exista crisis en la pareja. La mediación sirve como instrumento para llegar a acuerdos de convivencia que limen las asperezas existentes en la relación.

  • Repartos hereditarios

  • Conflictividad con adolescentes

  • Divergencias en cuanto al cuidado, educación, horarios y tareas de los hijos

  • Discrepancias acerca del cuidado de personas mayores

  • Y en general cualquier situación conflictiva diagnosticada como mediable por nuestros mediadores/as incluyendo situaciones en las que ya se ha producido la separación o divorcio y se desean alcanzar nuevos acuerdos.

 

LinkedinTwitterfacebook

Av. Federico Soto núm. 16, 1º izq. - 03001 Alicante - 965 219 517 - 638 121 949 - info@medialogos.es